Resistencia al agua

No tiene que preocuparse si se moja cuando llueve. Pero, no debe utilizar el audífono en la ducha ni en actividades acuáticas. No sumerja el audífono en agua ni en otros líquidos y tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • Sáquese los audífonos antes de salir a la calle si llueve mucho.
  • No los deje en el baño, que es un entorno muy húmedo.
  • Séquese el sudor del oído externo con regularidad.
  • Siempre que no esté utilizando los audífonos, deje abierta por completo la tapa del portapilas para que pueda circular el aire, sobre todo por la noche o durante periodos de inactividad más largos. La utilización de un kit secado especial mejorará la conservación.

Golpes

Cuando manipule los audífonos, es recomendable hacerlo sobre una superficie blanda para evitar que sufran daños si se le caen. Puede colocar un paño suave sobre la mesa. Guarde los audífonos en su estuche original o en un kit de secado cuando no los esté usando.

Calor

Proteja sus audífonos de la luz del sol. No los deje cerca de un radiador ni en un coche aparcado al sol. No meta los audífonos en el microondas, en el horno ni en ningún otro dispositivo para secarlos.

Limpieza

  • Cuidado con los productos químicos, como los de los cosméticos, lacas, perfumes, lociones para después del afeitado, protectores solares, repelentes de insectos o gotas para los oídos. Quítese siempre el audífono antes de usar estos productos. Espere a que se sequen antes de volver a ponerse el audífono.
  • No olvide limpiarse y secarse las manos antes de volver a tocar los audífonos. No utilice líquidos de limpieza ni disolventes para limpiar los audífonos; use solo un paño seco.
  • Los orificios del micrófono se bloquean con facilidad. Si tiene algún problema con los audífonos, compruebe ante todo que los orificios del micrófono no estén bloqueados.

LAS PILAS

Cada audífono utiliza un cierto tipo de pila, asegúrese de que utiliza el tipo correcto. Es importante conservar las pilas limpias y secas, y mantenerlas lejos de cualquier fuente de frío o calor extremo. La duración de las pilas depende del tipo de audífono, del tipo de pila y del tiempo que las utilice.

Una buena medida para evitar que se humedezca es abril el portapilas durante las noches, de esta forma desconectaremos el audífono mientras no se está usando y contribuye a la eliminación de humedad por la circulación de aire.

Es necesario cambiar las pilas cuando el sonido del audífono se debilite, desaparezca, se distorsione o se haga difuso. Algunos audífonos avisan cuando las pilas se están agotando.

Cuando cambie las pilas, acuérdese de retirar el plástico protector de la pila nueva (si lo lleva) y asegúrese de colocarla en su compartimento en la posición correcta. Si el compartimento de la pila se atranca al cerrarlo, no lo fuerce, lo más probable es que haya colocado la pila al revés. 

AUDIFONOS INTRAURICULARES

La acumulación de cerumen es una de las principales causas de la avería de los audífonos. Limpie los audífonos para asegurarse de que siguen funcionando correctamente

El conducto auditivo produce cerumen y tapona la salida de sonido o la abertura de ventilación causando un sonido débil o distorsionado o la ausencia de sonido.

La mayoría de audífonos disponen de un filtro u otro sistema que evita que penetre el cerumen. Compruebe el filtro anticerumen y sustitúyalo si es necesario.

No utilice agua, detergentes, disolventes o alcohol, porque pueden dañar los audífonos.
El altavoz de los audífonos RITE (receptor en el oído) debe limpiarse regularmente con un paño para retirar el cerumen. Los conos (extremos de silicona) que cubren los altavoces no deben limpiarse sino sustituirse al menos una vez al mes.

AUDIFONOS INTRAURICULARES

Este tipo de audífonos con molde auricular, deberá limpiar dicho molde cada noche con un paño suave y seco. No emplee productos químicos.

Al menos una vez a la semana separe el molde del audífono para lavarlo. Separe con cuidado la manguera flexible del codo que lo une al audífono. Sujete la manguera y el codo del audífono y tire con suavidad. No saque la manguera del molde auricular ya que no es posible volver a insertarla en su lugar.

Lave el molde auricular con agua templada y jabón. Retire los restos de cera con un cepillo de uñas. Enjuáguelo bien y déjelo secar durante la noche. Una vez seco vuelva a introducir el final de la manguera en el audífono, asegurándose de que la curva del molde auricular coincide con la curva del audífono.

Si utiliza dos audífonos, tenga cuidado de no intercambiar el molde con el audífono que no corresponde. ?

Recuerde que la manguera debe cambiarse cada tres o seis meses antes de que se endurezca. ?